Gran Centro Turistico en Roosevelt Roads

GRAN CENTRO TURISTICO EN ROOSEVELT ROADS

Publicado en Sin Comillas.Com

Puerto Rico ya no es competitivo en la manufactura. En diez años, los empleos de manufactura han bajado del 10% a sólo el 6% de todos los empleos en Puerto Rico. Estos empleos siguen decreciendo, no obstante generosas exenciones contributivas.

 

 

(Fuente:  Bureau of Labor Statistics).

Las ventajas realmente competitivas de Puerto Rico yacen en otros sectores: el turismo y en el entretenimiento. En contraste con los empleos en la manufactura, los del turismo siguen creciendo después del bajón sufrido en la crisis financiera del 2008. En enero de este año, los empleos del turismo ya sobrepasaron a los de la manufactura.

 

 

(Fuente: Bureau of Labor Statistics)

 

 

 

 

Además, los ingresos del turismo han sido resistentes a la crisis financiera del 2008.

 

 

(Fuente: Junta de Planificación).

 

Sin embargo, los ingresos más recientes de $3.7 mil millones en 2011 constituyen menos de la tercera parte de los $12 mil millones que recibió Hawai en el mismo año. A diferencia de Hawai, Puerto Rico no ha tomado la mayor ventaja de sus atributos físicos y geográficos. Tampoco se ha aprovechado de nuestros talentos y afinidades para las actividades relacionadas con turismo y el entretenimiento. Nuestro enfoque ha sido demasiado en la industrialización.

 

Debido a los medios modernos de transporte y la digitalización, la industrialización depende muy poco en la geografía. Este sector brinca de país en país, consumiendo la mano de obra más barata y frecuentemente deteriorando el medio ambiente. Mientras tanto, la paisajes naturales y lugares escénicos se hacen más escasos y, por ende, más valiosos. Más y más, los seres humanos buscan estos lugares hospitalarios para escaparse y recuperarse de las presiones y molestias de la vida moderna.

 

Puerto Rico tiene las bases iniciales para servir como uno de estos lugares de escape y regocijo en gran escala. Sin embargo, no hemos realizado una planificación a largo plazo. No hemos construido la infraestructura necesaria. El ejemplo más claro es que sólo tenemos unas 14,000 habitaciones de hotel en toda la Isla.

 

Compare esta cifra con las habitaciones de hotel en Hawai, la República Dominicana, Macau, Dubai, Orlando y Las Vegas.

 

 

(Fuentes)[1]

 

Como es evidente, no tenemos la infraestructura de hospedaje para recibir gente en números importantes. Ver abajo las cifras de llegadas aéreas de visitantes en varios destinos turísticos durante el 2010:

 

 

(Fuentes) (Las Vegas – # abordajes)[2]

 

La República Dominicana ya nos sobrepasó; recibe medio millón de turistas más que Puerto Rico. Hawai recibe el doble.

 

Para equipararse a Hawai, Puerto Rico necesita alrededor de 30,000 habitaciones. ¿Pero dónde se podrán construir? Debido a las edificaciones existentes, la mala planificación urbana, nuestra excesiva dependencia en automóviles y las carreteras donde éstos transitan, San Juan y la zona metropolitana no tienen el espacio. Necesitamos un lugar donde se pueda realizar un desarrollo especial de mayor tamaño.  Este desarrollo debe poder recibir visitantes en grande escala y a la vez proteger al medio ambiente.

 

Además, es importante tener un entorno comercial y un sistema regulatorio que fomenten la inversión de miles de millones de dólares. Para atraer esta inversión, sería ventajoso tener una zona especial, resguardada de los abruptos cambios legales y políticos. El lugar idóneo para esta zona son los terrenos de Roosevelt Roads en Ceiba.  Mapas comparando los tamaños de Roosevelt Roads, Macau y Las Vegas se muestran a continuación:

 

 

 

Por casi 70 años, Roosevelt Roads ha sido una jurisdicción restringida y separada del resto de la Isla. En diciembre del 2012, el gobierno de Puerto Rico completó la adquisición de la mayor parte de los terrenos. Esto nos presenta la oportunidad – quizás la última – para utilizar una nueva herramienta de desarrollo económico: la ciudad de acta constitutiva (“charter city”). Economistas, como Paul Romer, han promovido este vehículo cuando las leyes, instituciones e intereses especiales de un país ya impiden la inversión y el crecimiento económico.

 

Esta nueva ciudad podría conocerse como “Ciudad Borinquen” en español y “Puerto Rico City” en inglés. Esta ciudad se especializará en el turismo, el entretenimiento y los deportes profesionales.  Esta ciudad será diversificada para fomentar la competencia entre firmas y evitar el dominio por pocas empresas.

 

Uno de los fallos en el desarrollo del turismo en Puerto Rico es el uso del mismo modelo: un hotel de lujo aislado detrás de murallas y rodeado de viviendas de alto precio.  Estos complejos mantienen cautivados a sus visitantes, ofreciéndoles selecciones limitadas a precios exorbitantes. Quedando protegidos de la competencia, estos complejos exclusivos suelen a decaer cuando su novedad desvanece.

 

La ciudad que aquí se propone es una donde los hoteles, teatros, clubes, tiendas, restaurantes, y los otros lugares de entretenimiento estarán concentrados en un área dinámica de competencia continua. Esto impulsará la innovación y los cambios constantes que se requieren para adaptarse a la demanda del mercado. Ciudad Borinquen competirá otras ciudades de renombre en el turismo y el entretenimiento como Las Vegas, Orlando, Atlantic City, Macau y Dubai. Ciudad Borinquen tendrá, entre otros, los siguientes elementos:

 

  • un plan maestro para exaltar las características físicas y recursos escénicos y naturales
  • un aeropuerto internacional de calibre mundial,
  • un mínimo de 30,000 habitaciones de hotel,[3]
  • un sistema de tren para hacer innecesario los automóviles dentro de la cuidad.
  • Un prohibición general de transporte automovilístico dentro de la ciudad para conservar espacio y eliminar ruidos, peligros físicos y la contaminación del aire,
  • una prohibición de vivienda, ya que éstas no crean empleos recurrentes y consumen espacio valioso
  • un estadio deportivo para 60,000 espectadores,
  • un centro de convenciones con el tamaño del centro en Las Vegas, y
  • una zona de producción de películas y música.

 

Al concentrarnos en un sector en que realmente podemos competir, serán innecesarias las exenciones contributivas para atraer inversión y crear empleos. Por su valor estratégico, no se venderán las parcelas.  Los inversionistas competirán para concesiones de parcelas de diferentes de tamaños. Estas concesiones tendrán períodos limitados. Por ejemplo, en Macau se usa un sistema concesiones de un máximo de 20 años.  Las inversiones típicas en Macau son de miles de millones de dólares.

 

Los cambios y las mejoras fiscales tienen sus límites. Puerto Rico también necesita una estrategia nueva de crecimiento para salir del estanque económico. Ya no podemos depender más de los programas federales o seguir usando las mismas técnicas de desarrollo que se usaron hace cincuenta años.

 

Más detalles sobre este plan se exponen en el libro Puerto Rico: El Manual de Rescate Económico (2013). www.puertoricocity.org.



 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.